América Latina

Uma zapatista como candidata a presidência do México?

O que está por trás do anúncio feito no Quinto Congresso Nacional Indígena em San Cristóbal de Las Casas sobre a candidatura presidencial do CNI / EZLN?

Recebemos nesse final de outubro, com certa surpresa em diversas redações de meios livres de comunicação, a notícia de que o Congresso Nacional Indígena – CNI e o Exército Zapatista da Libertação Nacional – EZLN anunciaram através do comunicado “que retriemble la tierra en su centro” que abriram uma consulta para lançar uma candidatura independente de uma mulher indígena nas eleições presidenciais de 2018. Em toda América Latina diversos movimentos autonomistas criticaram a proposta e se mostraram preocupados.

Pra tentar ir além de algumas leituras descuidadas, é preciso realizar que o ‘zapatismo’ em Chiapas é um movimento bem diverso. Nessa busca juntei algumas postagens que coletei com amigos de mídias independentes do México, para adentrar a conjuntura, a partir de artigos de organizações aderentes a sexta e outros canais de dentro do território. Além de um vídeo com declarações gravadas no quinto congresso.

La Jornada, 17 de octubre de 2016

Apoyan propuesta de candidatura indígena para 2018

Los firmantes reconocemos el valor trascendente de la propuesta surgida del quinto Congreso Nacional Indígena (CNI) de nombrar un consejo étnico de gobierno, cuya palabra sea expresada por una mujer indígena como candidata independiente que contienda en nombre del propio CNI y del EZLN, en el proceso electoral de 2018 para la Presidencia de México. Esta iniciativa deriva de un pensamiento colectivo, de una práctica histórica de los pueblos que han utilizado distintas estrategias de lucha para asegurar su continuidad y autonomía; de construcción de alternativas que den un sentido distinto al sistema de representación hegemónico, hoy deslegitimado y en grave crisis. Surge de quienes mandan obedeciendo, cimientan poder desde abajo, y desean erigir una nueva nación por y para todos y todas; abre un camino de paz en el contexto de violencias de Estado, impunidad, desvío de poder y recolonización de los territorios que está sufriendo nuestro patria.

Esta posible candidatura cuestiona, asimismo, el monopolio de la política y de la representación de la sociedad y la nación, supuesta prerrogativa de la partidocracia; descubre la preocupación de fuerzas políticas que menosprecian las luchas seculares de los pueblos indígenas, y no indígenas, y hacen pública su preocupación por la eventual pérdida de la exclusividad de espacios de la acción política. Finalmente, manifestamos nuestra solidaridad y apoyo a los acuerdos y resolutivos del quinto Congreso Nacional Indígena.

Pablo González Casanova, Alicia Castellanos Guerrero, Servando Gajá Rodríguez, Sylvia Marcos, Márgara Millán Moncayo, Gilberto López y Rivas y Jean Robert

http://www.jornada.unam.mx/2016/10/17/correo

La Jornada, 17 de octubre de 2016

CNI, EZLN y el poder de abajo

Neil Harvey*

El reciente comunicado del Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), Que retiemble en sus centros la tierra, difundido en la página enlacezapatista.org, tiene el mérito de poner en el centro de atención la defensa de la tierra, bosques, agua, y todo lo que es amenazado por los megaproyectos de desarrollo y el despojo de los bienes comunales. También representa un llamado a la sociedad en su conjunto a organizarse para apoyar una nueva iniciativa política que se expresaría en la candidatura independiente de una mujer indígena, delegada del CNI, en los elecciones presidenciales de 2018.

El comunicado se emite al terminar el quinto Congreso Nacional Indígena, realizado en Cideci-Unitierra, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, en el 20 aniversario del CNI y en un aniversario más de la resistencia de los pueblos indígenas a lo largo de más de cinco siglos. El CNI sigue siendo una expresión de esperanza de una nueva nación, a pesar de la negativa del gobierno de implementar los acuerdos de San Andrés firmados en 1996. Las luchas de resistencia contra el modelo económico continúan, con la ardua construcción y defensa de espacios propios que ahora forman la base de este nuevo llamado conjunto del CNI y el EZLN.

Aunque esta propuesta esté fincada en estas experiencias de lucha, no se limita únicamente a demandas étnicas, sino que incluye a la sociedad civil en general. Lo novedoso es que propone otra mirada de la política nacional, es decir, representa una invitación a repensar la nación desde las experiencias de despojo y represión vividas por los pueblos indígenas en el campo y en la ciudad. No se trata de algo externo o adicional a la defensa de la nación, sino que forma parte central de la misma. Tampoco se trata de buscar el poder sino de construir una defensa más sólida, articulada y nacional contra los megaproyectos y los despojos en todo el país. En fin, lo que busca es reafirmar el valor de la vida, como lo declararon los zapatistas en enero de 1994, cuando se alzaron para no morir en el olvido.

La propuesta no sólo asegura que habrá una mujer indígena como candidata independiente en las elecciones presidenciales, sino también busca dar nueva forma política a los reclamos ancestrales y nuevos que fueron expresados en el pasado congreso. Como señala el mismo comunicado, es el poder de abajo que nos ha mantenido vivos.

El método de selección de la candidata independiente se basa en la organización de este poder de abajo. El CNI y el EZLN se han declarado en asamblea permanente con el propósito de llevar el acuerdo del quinto congreso a consultar en cada una de nuestras geografías, territorios y rumbos para nombrar un consejo indígena de gobierno. De ahí surgirá la propuesta que una mujer indígena expresará como candidata por la Presidencia del país.

La propuesta también es diferente a otras experiencias en América Latina donde los pueblos indígenas han tenido resultados no siempre favorables cuando deciden participar en el ámbito electoral en alianza con partidos políticos. En Ecuador, por ejemplo, a mediados de los noventas, la Coordinadora de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) decidió participar en las elecciones, aprovechando una reforma electoral de 1994 que permitió candidaturas de organizaciones independientes y quitó una ley que obligaba el registro de miembros en por lo menos 10 provincias y el registro de candidatos en 12 provincias. En ese nuevo contexto, la Conaie decidió formar el partido del Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik, o MUPP, el cual participó en alianzas con otros partidos para remover presidentes corruptos, logrando espacios en el gobierno encabezado por Lucio Gutiérrez en 2002. Sin embargo, Pachakutik se quedó marginado cuando el mismo gobierno, una vez elegido, decidió adoptar políticas de austeridad y otras medidas antipopulares que derivaron en la renuncia o despido de los representantes del Pachakutik. Tal situación también impactó negativamente al mismo movimiento indígena y llevó a una revaloración de la importancia de la organización local y comunitaria versus las alianzas con candidatos de partidos nacionales, los cuales tienden a imponer su propia agenda, como ha sucedido en el caso del gobierno de Rafael Correa. Algo similar ha ocurrido en Bolivia, donde el surgimiento del Movimiento al Socialismo (MAS) como partido político, basado en gran parte en las movilizaciones indígenas, ha llevado a contradicciones y tensiones entre el impulso que han dado los gobiernos del MAS a la economía extractivista y las resistencias a dicho modelo por sus efectos dañinos para la autogestión y el ambiente en territorios indígenas.

En el caso de México, la propuesta del CNI y EZLN no se trata de formar un partido ni aliarse con partidos políticos, sino crear un consejo indígena de gobierno y, de ahí, promover sus propuestas a través de una mujer indígena, delegada del CNI, como candidata independiente en 2018. Es una iniciativa que busca asegurar que la relación entre los pueblos que componen dicho consejo y su candidata sea más estrecha y menos proclive a la cooptación. Es una forma distinta de enfrentar el dilema político de cómo puede un movimiento popular ganar presencia nacional sin perder la relación con las bases sociales que lo sustentan. También, como es de esperarse, la propuesta del CNI y el EZLN va a competir con la de otros partidos y candidatos, lo que podría derivarse en descalificaciones mutuas, o en un debate necesario sobre el rumbo del país y el papel de las comunidades, barrios y pueblos indígenas en el proceso de definir ese rumbo. No sabemos todavía la recepción que tendrá esta propuesta. Por el momento, es preciso reconocer que es una idea que garantiza que los problemas de despojo, impunidad, violencia y represión expresados por el CNI y el EZLN serán ineludibles en los debates nacionales y, por ese mismo hecho, la propuesta constituye un aporte oportuno y bienvenido.

*Profesor-investigador, Universidad Estatal de Nuevo México

nharvey@nmsu.edu

http://www.jornada.unam.mx/2016/10/17/opinion/020a2pol

La Jornada, 16 de octubre de 2016

Sobre la candidatura propuesta por el EZLN

Es legítimo querer sostener un proyecto político o simplemente visibilizar una lucha mediante una campaña electoral; en ocasiones es inclusive tácticamente recomendable y sirve para concientizar y organizar. Es inadmisible considerarlo una tácita o implícita alianza con la derecha contra AMLO. Al mismo tiempo, una decisión de este calado requiere de una prístina definición política respecto de los objetivos de fondo, distinguiendo, por ejemplo, entre contenidos y proyectos, pero también entre formatos: los de campañas electorales de lucha y los de campañas electorales para tomar el poder. Lo que es más problemático es lanzar unilateral y muy anticipadamente candidaturas de explícita representación sectorial, en este caso, desde un movimiento indígena anticapitalista, antes de tener claro el panorama de las próximas elecciones presidenciales; sin siquiera contemplar la posibilidad de una candidatura o campaña anticapitalista unitaria; sin valorar si eventualmente las circunstancias ameritarían un voto útil hacia AMLO, si es que llegara a tener alguna posibilidad de ganar.

Se vale aprovechar la tribuna que ofrece una coyuntura electoral, pero hacerlo de forma autorreferente, aunque sea legítimo, no contribuye mucho a las tareas que todos los anticapitalistas tenemos enfrente y tendríamos que atender de forma convergente, por lo menos minimizando las divergencias.

Massimo Modonesi

http://www.jornada.unam.mx/2016/10/16/correo

Periódico La Jornada
Domingo 16 de octubre de 2016, p. 5

El tabasqueño respeta la decisión, pero asegura que el pueblo no hará caso

 

El anuncio de que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) postulará a una indígena como candidata independiente a la Presidencia de la República en 2018 es una maniobra para hacerle el juego al gobierno con el fin de que no haya una transformación y cambio de régimen, comentó Andrés Manuel López Obrador, dirigente nacional del partido Morena.

En su cuenta de Twitter también escribió: “El EZLN en 2006: era ‘el huevo de la serpiente’. Luego, muy ‘radicales’ han llamado a no votar y ahora postularán candidata independiente”.

En 2006, quienes integran la Iglesia progresista y el EZLN dijeron que no debían votar por nosotros y de forma indirecta ayudaron al fraude electoral de Felipe Calderón.

Luego, en 2012, estábamos haciendo un llamado a la unidad para combatir el régimen corrupto y ellos dijeron que no, porque éramos lo mismo; en eso se han equivocado siempre, y ahora, como no tienen argumento, actúan de esa forma, señaló.

En 2012 no se definieron para participar juntos contra (Enrique) Peña Nieto; en las comunidades indígenas donde tiene presencia el EZLN la gente votó por el PRI y el (Partido) Verde, acusó el político tabasqueño.

El movimiento social y la Iglesia progresista quieren seguir administrando la violación de los derechos humanos, la pobreza, pero no quieren que haya una transformación a un cambio de régimen, agregó López Obrador en entrevista con La Jornada al término de su asamblea informativa en la plaza 5 de Mayo, de la cabecera municipal de Huejutla, donde congregó a cerca de 3 mil personas.

Hace poco algunos sacerdotes supuestamente progresistas, como Sicilia (sic), fueron a la montaña de Guerrero a decir que no había que votar por nosotros; por eso se impuso el PRI, y luego a pesar de que Guerrero cayó en una situación lamentable, donde el pueblo está sufriendo mucho, ni siquiera han regresado a pedir disculpas a la gente, recordó.

Dijo que la decisión de impulsar una candidata independiente la respeto mucho, pero no va a dividir el voto de la oposición, ya que el pueblo no les va a hacer caso. El pueblo nos está apoyando en Chiapas y en todo el país. La única esperanza es Morena, aunque no le guste a muchos, comentó.

Antes de la asamblea, el ex candidato presidencial encabezó una marcha de cerca de mil indígenas, quienes externaron su apoyo para los comicios de 2018.

Horas antes, en Tamazunchale, San Luis Potosí, López Obrador también demandó que Peña Nieto se baje el sueldo, lo que coincidió con la propuesta del vicepresidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Juan Arturo Covarrubias.

http://www.jornada.unam.mx/2016/10/16/politica/005n1pol

Periódico La Jornada
Domingo 16 de octubre de 2016, p. 6

Hay condiciones para una candidatura presidencial indígena, afirma consejero

Claudia Herrera

Existen condiciones para que haya una candidatura presidencial independiente como la que anunciaron el viernes el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el Consejo Nacional Indígena, aunque representará gran trabajo reunir más de 800 mil firmas para el registro, expresó José Roberto Ruiz Saldaña, consejero del Instituto Nacional Electoral (INE).

La ley electoral señala que para registrar una candidatura a la Presidencia de la República la cédula de respaldo debe contener cuando menos la firma de una cantidad de ciudadanos equivalente a uno por ciento de la lista nominal de electores.

Si se considera que el actual listado nominal tiene 82.8 millones de electores, un candidato presidencial independiente deberá reunir 820 mil firmas en 120 días.

Desde su perspectiva, una abanderada con este perfil sería conveniente para el país, porque por sí misma nos recordaría un tema pendiente de la agenda nacional. Es un gran trabajo reunir las firmas, pero sería muy bueno ver una candidatura así, señaló Ruiz Saldaña.

Además, agregó, las firmas que se recaben para una candidatura independiente deberán ser de electores de por lo menos 17 entidades federativas.

Para concretar el proyecto anunciado por el EZLN de postular candidata presidencial a una mujer indígena, en principio tendría que conformar una asociación civil, darla de alta ante el Sistema de Administración Tributaria y abrir una cuenta bancaria para ese fin.

En caso de cubrir los requisitos el candidato tendría 120 días para realizar los actos tendentes a recabar el porcentaje de apoyo ciudadano requerido por medios diferentes a la radio y la televisión.

Si logra los respaldos necesarios, el abanderado presidencial independiente tendría los mismos derechos que sus competidores, como acceso a los tiempos de radio y televisión, financiamiento público y privado, y a designar representantes ante el INE.

http://www.jornada.unam.mx/2016/10/16/politica/006n1pol

Cuarto Poder, 17 de octubre de 2016

O bispo a favor de propuesta de candidatura

  • Octubre 17
  • Por: Elio Henríquez / Cp

El obispo de la diócesis local, Felipe Arizmendi Esquivel, afirmó que la propuesta del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y del Congreso Nacional Indígena (CNI) de postular a una indígena como candidata independiente a la presidente de la República en 2018, “es un giro histórico, digno de ser resaltado y comentado, porque marca un camino legal e institucional para luchar por un cambio de rumbo en nuestra patria”.

Agregó que “la sola crítica al sistema y a los partidos no basta para lograr un cambio; es necesario ofrecer alternativas que tengan sustento en una capacidad de cambiar muchas cosas que están mal, con el apoyo electoral de quienes están inconformes y quieren otro rumbo en la economía y en la política”.

En rueda de prensa, señaló que le causó “una grata sorpresa la decisión” tomada por el EZLN y el CNI”, pues “ya no es la lucha armada ni solo desahogos verbales y viscerales, sino una propuesta digna de ser tomada en cuenta”.

El EZLN y el CNI acordaron consular entre los pueblos originarios si postulan en una mujer indígena como candidata independiente en las elecciones de 2018, con el argumento de que “es el tiempo de la dignidad rebelde, de construir una nueva nación por y para todos, de fortalecer el poder de abajo y a la izquierda anticapitalista, de que paguen los culpables por el dolor de los pueblos de este México multicolor”.

Arizmendi Esquivel expresó que “por más de 50 años, Colombia ha sufrido las guerrillas de diversos tipos. Ahora, con los acuerdos de paz suscritos en La Habana, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno demuestran que el camino de las armas no trae más que muertes y destrucción de la sociedad”.

Agregó: “celebro con aprecio que el EZLN y el CNI hayan optado por convertirse en una alternativa pacífica y legal, desde abajo y desde la izquierda, como dicen, para cambiar este país”.

Dijo que “hay otras alternativas y opciones, también de los partidos y de la sociedad civil, para que cada quien apoye la que le parezca más conveniente”.

http://www.cuartopoder.mx/obispoafavordepropuestadecandidatura-179113.html

Periódico La Jornada
Lunes 17 de octubre de 2016, p. 12

Felipe Arizmendi aplaude eventual postulación de indígena para 2018

Elio Henríquez y Mariana Chávez

Corresponsales

El obispo de la diócesis de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Felipe Arizmendi Esquivel, afirmó que la propuesta del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y del Congreso Nacional Indígena (CNI) de postular a una indígena como candidata independiente a la Presidencia de la República en 2018, es un giro histórico, digno de ser resaltado y comentado, porque marca un camino legal e institucional para luchar por un cambio de rumbo en nuestra patria.

Consideró que la sola crítica al sistema y a los partidos no basta para lograr un cambio; es necesario ofrecer alternativas que tengan sustento en una capacidad de cambiar muchas cosas que están mal, con el apoyo electoral de quienes están inconformes y quieren otro rumbo en la economía y en la política.

En rueda de prensa realizada después de la misa del domingo al mediodía en catedral, el prelado señaló que le causó una grata sorpresa la decisión tomada por el EZLN y el CNI”, pues ya no es la lucha armada, ni sólo desahogos verbales y viscerales, sino una propuesta digna de ser tomada en cuenta.

El EZLN y el CNI acordaron consultar entre los pueblos originarios si postulan a una mujer indígena como candidata independiente, con el argumento de que es el tiempo de la dignidad rebelde, de construir una nueva nación por y para todas y todos, de fortalecer el poder de abajo y a la izquierda anticapitalista, de que paguen los culpables por el dolor de los pueblos de este México multicolor,

En Querétaro, el titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, Santiago Nieto Castillo, opinó al respecto y dijo que tendrá especial atención a la eventual postulación de una indígena como candidata independiente a la Presidencia y a todos los casos que involucren la participación de las mujeres en política.

En entrevista, subrayó que es necesario contar con mecanismos mucho más claros para que la participación de las mujeres, y sobre todo de los grupos que puedan tener algún nivel de vulnerabilidad, tengan igualdad de oportunidades y sean protegidos de mejor forma.

http://www.jornada.unam.mx/2016/10/17/politica/012n2pol

El día que el zapatismo volvió a proponer cambiar el mundo

A propuesta del EZLN se aprueba durante el quinto Congreso Nacional Indígena (CNI) una consulta a los pueblos originarios para la creación de un Consejo Indígena de Gobierno y una candidata indígena independiente a las elecciones presidenciales mexicanas de 2018.

Marta Z., San Cristóbal de las Casas (Chiapas, México)

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) lo ha vuelto a hacer. Decidió que es hora de que el Congreso Nacional Indígena (CNI) vaya delante y las zapatistas detrás. Durante el quinto CNI lanzó una propuesta “absurda” (en palabras del Subcomandante Galeano), de tan extraña que empieza a parecer posible: la creación de un Consejo Indígena de Gobierno que desde lo colectivo apoye a una mujer “que hable y haya nacido indígena” como candidata independiente a las elecciones nacionales de 2018. Como ya pasó en enero de 1994 con el levantameinto armado, el EZLN volvió a sacudir el país y el mundo de su adormilamiento desde las raíces de la tierra que son los pueblos indígenas.

Reunidos en el veinte aniversario del CNI en el Cideci-Unitierra de San Cristóbal de las Casas (Chiapas), se acordó mantener en asamblea permanente el congreso debido a la importancia del tema a tratar. El primer día del congreso, el pasado lunes 11 de octubre, en sesión plenaria cerrada, se consensuaron las líneas principales de la propuesta traída por la delegación zapatista a este quinto CNI. La idea es fortalecer el proceso organizativo, potenciar la fuerza política del Congreso, articular con otros sectores del pueblo pobre, volver a retomar las luchas de los pueblos como sector central de la política nacional.

Una propuesta que aún ha de bajarse a consulta en los pueblos, que habrá que discutir, pero que tiene como objetivo dejar de pensar en los dolores que tiene la resistencia y pasar a pensar “en la posibilidad de la ofensiva”. Parte de la realidad que se lleva analizando desde el encuentro del Pensamiento Crítico frente a la hidra capitalista (2015) es que “nos están matando”, “si no ganamos vamos a morir”… eran algunas de las voces que iban resonando en el auditorio recogiendo las experiencias del ataque frontal y descarnado del Estado y las transnacionales. Así lo decía también el portavoz del EZLN, el Sub.Moisés, en las palabras de inauguración del congreso: “HOY NO NOS QUEDA DE OTRA, más que fajarnos en organizarnos nosotros mismos los pueblos originarios del campo y de la ciudad… ya no tenemos dónde refugiarnos”.

Así se sentía en las cuatro mesas donde se debatió sobre despojo, represión, rebeldías, resistencias, balance y propuestas para fortalecer la estructura autónoma de coordinación de pueblos originarios mexicanos que cumplía en esta ocasión veinte años. Congreso Nacional Indígena que el mismo EZLN impulsará tras la traición del gobierno mexicano a las negociaciones en 1995-1996. “Llegó el momento de atacar y darle al sistema donde más le duele: en la clase política” de un país profundamente clasista y racista a la que sólo le queda la dominación neoliberal frente a los principios del zapatismo y el CNI: convencer y no vencer, proponer y no imponer, bajar y no subir, representar y no suplantar, obedecer y no mandar, construir y no destruir, servir y no servirse, enlazar y no aislar.

Convencer y no vencer

Una parte importante de la propuesta está en saber transmitirla. Para ello se acordaron diversas formas de apoyo en para poner bien las palabras, para que no sea una “propuesta para tumbar un gobierno, sino para que se vayan todos”. Se insistía desde la coordinación provisional del CNI en que “no es planteamiento electoral, ni electorero”. Y cabe recordar que los pueblos indígenas organizados tienen en su práctica cotidiana la asamblea, la gestión comunitaria de los recursos, y la asunción de voces colectivas y conectadas con el entorno y sus antepasados. Un sujeto político muy distinto al de la sociedad civil.

También desde esa realidad no se plantea interés en candidatos regionales o municipales, sino más bien iniciar un proceso de consulta en las bases que pueda disparar la imaginación, los vínculos y los caminos posibles al interior de las organizaciones de pueblos originarios: “que agriete y no apuntale el sistema”. “Tal vez se acuerde que sí y empieza la recogida de firmas. Una vez con las firmas van a ver que la fuerza la tienen en el corazón y ya no le va a importar si el/la candidato o no, sino van a ver lo que creció en ese proceso”, comentaba el Sub.Galeano en un emotivo discurso que sirvió para aclarar rumores y disipar malentendidos en esta propuesta que no obvia los procesos de autonomía que se vienen construyendo, sino que les da otra herramienta de lucha.

No electoral, no electorero

La intención, se explicitó, no es el poder; lo que se busca es precisamente destruir el poder. En palabras de un compañero delegado del Estado costero de Veracruz: “Ya no queremos decidir por los otros, y tampoco que decidan por nosotros. No queremos el poder, sino poder hacer, que sean nuestras asambleas las que gobiernen”. Así se explicita en el documento resolutivo del quinto congreso que recupera como título uno de los versos del himno nacional mexicano, reafirmando que la propuesta no es sólo para los pueblos indígenas, sino para todas: “Ratificamos que nuestra lucha no es por el poder, no lo buscamos; sino que llamaremos a los pueblos originarios y a la sociedad civil a organizarnos para detener esta destrucción, fortalecernos en nuestras resistencias y rebeldías, es decir, en la defensa de la vida de cada persona, cada familia, colectivo, comunidad o barrio. De construir la paz y la justicia rehilándonos desde abajo, desde donde somos lo que somos”.

La propuesta a formar un consejo indígena de gobierno sería algo que no se capitalice en un individuo, sino en una estructura organizativa, una fuerza política anticapitalista, abajo y a la izquierda. Otra política, no una fuerza política más, no un partido: una idea de subversión capaz de “voltear todo de cabeza”. Otra vez.

https://www.diagonalperiodico.net/global/31874-dia-zapatismo-volvio-proponer-cambiar-mundo.html

MIRADAS Y RESONANCIAS SOBRE EL QUINTO CONGRESO NACIONAL INDÍGENA

ALBERTO VELÁZQUEZ / CARLOS OGAZ, Regeneracion Radio

Quizá a todos nos ha causado, de primera mano, un asombro enorme la propuesta del Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General Ejército Zapatista de Liberación Nacional (CCRI-EZLN) de lanzar una candidata, indígena, mujer, a los comicios electorales de 2018, por parte del Congreso Nacional Indígena (CNI). El 10 de octubre, alrededor de las cinco de la tarde el CNI anunció que seguirían en sesión cerrada, lo cual, sobra decir, causó mucho desconcierto.

A la mañana siguiente, ya durante la inauguración, el Sub Comandante Insurgente Moisés, nos adelantó parte de la propuesta de la comandancia para el CNI: “Escúchenlo bien, entiéndanlo bien, ahora es la hora del CNI. Que a su paso retiemble en sus centros la tierra, que en su sueño se derrote el cinismo y la apatía, que en su palabra se levante la de quién no tiene voz”. Después de la inauguración, los delegados de los pueblos se organizaron en cuatro mesas simultáneas para discutir: 1) el despojo y la represión que ocurre en las distintas geografías de los barrios, pueblos, tribus y naciones; 2) Resistencia y rebeldía donde se compartió cómo se le está haciendo frente al despojo y la represión; 3) Balance del CNI en la que se dio un recuente de lo que ha sido el andar del Congreso en cada pueblo o región; 4) y finalmente, las propuestas de fortalecimiento. Fue en este momento cuando empezaron a aparecer caras de desconcierto de la sexta, nacional e internacional, al enterarse de la propuesta de lanzar una candidata indígena a los comicios electorales. Al mismo tiempo en que los delegados compartían sus dudas, inquietudes y cuestionamientos, pero también en algunos casos, la necesidad y lo oportuno de la propuesta.

El miércoles, desde el caracol de Oventic, corazón céntrico de los zapatistas delante del mundo, sirvió como un respiro para ir asentando la propuesta, seguramente, tanto para los delegados del CNI como de la sexta nacional e internacional. La mayor parte de la celebración se centró en contarnos, como hicieron en el CompARTE, lo que ha sido la lucha de resistencia zapatista, sus dificultades y sus aciertos.

El jueves se esperaba la clausura de este quinto Congreso de la casa de los pueblos, después de que los moderadores de las mesas compartieron qué se discutió el día martes, el sci Moisés tomó la palabra para decir que tenemos que estar preparados, sobre todo para saber a quién echarle la culpa si las cosas salen mal. Posteriormente el supGaleano compartió su palabra para decirles a los delegados que tan sólo la consulta va a fortalecer a las organizaciones, además de que hay confianza en que van a decir que sí, pues ya es momento de cambiar de canal, de pasar al ataque, poner de cabeza al país y al sistema político y capitalista, pero si se va a golpear al sistema con un candidato indígena, hay que hacerlo bien y golpear al sistema machista y patriarcal con una candidata mujer, indígena, que hable la lengua, que haya nacido indígena: “ustedes pueden decir que los varones no pueden, que los mestizos no pueden, ahora probemos indígena, mujer”.

Inició nuevamente la plenaria para volver a consensar la propuesta de los y las zapatistas, pese a que se mencionó que desde el día lunes los delegados ya habían generado un consenso, mismo que aparentemente se repitió en las mesas. Las intervenciones fueron pasando al cómo, a la vez en que se recalcó que no es una propuesta electoral o electorera, ya que no se está buscando ganar, sino posicionar, que frente al exterminio físico de los pueblos, es necesario volver a colocar el tema indígena en el debate nacional, que los medios de paga, quienes desprecian a los indígenas, vuelvan a mirarlos.

Si tomamos en cuenta el contexto de muerte y destrucción que impregna al país, donde las leyes sirven únicamente para el beneficio de los ricos, esta invitación permitiría dialogar para reconstituir desde abajo al país. Una propuesta que permita generar un Concejo Indígena que pueda gobernar, no tomar el poder, porque eso es lo que hacen los del sistema político y capitalista, que destruye, que explota, que despoja. Gobernarse y gobernarnos al modo de los pueblos indígenas, desde los principios del CNI. Consejo que permita poner en evidencia la farsa de la democracia representativa y “participativa” en el país. Se trata de un movimiento desde los pueblos que haga una grieta y ponga en el centro de la discusión, todo aquello que está siendo despojado, desaparecido, despreciado, reprimido.

Hay riesgos, como generar más divisiones en las comunidades, que muchas veces ya están divididas por los partidos políticos, combatir el oportunismo y protagonismo. La principal interrogante que queda al aire es ¿cómo pensar un proceso al margen de los límites del sistema político y capitalista? Para este caminar de los pueblos indígenas de México que busca nuevas resonancias, ¿será que daremos esbozos de algún aprendizaje de las lecciones de mayo y junio que nos ofrecieron las bases de apoyo zapatistas sobre el respeto a las luchas de abajo? Por ahora, toca esperar la respuesta de la consulta, que se recibirá en diciembre cuando el quinto CNI reanude sesión, nuevamente en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

http://regeneracionradio.org/index.php/autonomia/pueblos-indios/item/4759-miradas-y-resonancia-sobre-el-quinto-congreso-nacional-indigena

La Voz del Anahuac

El grupo de la Voz del Anahuac, de la Sexta, publico un articulo en dos veces, “aprender a leer y analizar sobre la base del pensamiento critico”, con un tono un poco mas brutal, recordando el proceso historico de la EZLN, insistiendo en que la decision final nunca vendra del EZLN o del CNI pero los pueblos quienes participaran a las consultas:

“Una pista que puede servir para un análisis: ¿recuerdan lo que fue la Otra Campaña? ¿Recuerdan que entonces la posición zapatista fue:“votes o no votes, organízate y lucha”? ¿Recuerdan que pese a eso se acusó al EZLN de promover el abstencionismo? ¿Recuerdan que también se le echó la culpa de la derrota electoral de AMLO? ¿Recuerdan que desde entonces lo han señalado como parte del enemigo, tanto por parte del PRD como por parte de lo que hoy es Morena? Por otro lado, el EZLN nunca ha descartado ninguna de las formas de lucha.”

El articulo presenta igual la diferencia entre “Tomar El Poder, y Construir el poder del pueblo desde abajo”

“una cosa es “tomar el poder” y otra muy distinta construir el poder del pueblo desde abajo, electo en asamblea, en autonomía, sin paga, removible, rotativo. Recordemos el contenido del curso ‘La libertad según los zapatistas’ del primer curso de la Escuelita Zapatista. “Al final el grupo invita a una reuniones para discutir y analizar la propuesta de los compas zapatistas en el SITUAM el 23 de octubre (cerca Metro Nativitas), a las 11 horas.

Podran leer el articulo en esta pagina:

http://sexta-azcapotzalco.blogspot.mx/2016/10/candidatura-cni-ezln-una-discusion.html

Radio Zapote

El medio libre Radio Zapote, nos da una vision concreta de como llevarian a cabo ese proyecto el concejo indigena:

“Para realizar el registro se necesita 1% de los registros totales del INE, es decir, cerca de 900 000 firmas y como mínimo se debe encontrar en 17 entidades. Y aquí es donde comienza lo importante, qué pasaría si se juntan esas 900 000 firmas o más, y la mayoría o en su totalidad son de los mismos pueblos, y de otrxs más que están cansados de este sistema, ¿No se demostraría el poder (no institucional) que tienen, esxs que han sido objeto de discriminación, racismo, maltratos, despojos? En ese momento, no la candidata, ni el concejo indígena de gobierno, sino todos los pueblos podrán tener el poder de tirar a la basura el cargo y su juego electoral, demostrando la farsa, la corrupción, las mentiras que todxs sabemos pero no hacemos nada. Ellxs tendrán ese momento para poder hacer un cambio y no institucional, porque ellxs reconocen que el capitalismo y sus diferentes cabezas, usan esas estrategias de partidos, de “elecciones democráticas”, donde lo único que elegimos es quien chingara descaradamente o disimuladamente, porque todos esos, los de arriba sólo saben hacer eso.”

 Por fin recuerdan que : “El poder institucional no es lo que importa, sino la organización previa y sobre todo saber la importancia que tienen los pueblos indígenas, quienes en este momento están contraatacando a los de arriba, en sus propio juego de las elecciones. Por que cuando no queda nada, lo que queda es chingar.”
Radio Zapatista Sud California
Los Compas de Radio Zapatista Sud California , dan su visión según dos miradas, la de abajo y la de arriba. Desde Abajo propone una visión honesta y critica sobre la decisión del EZLN y CNI:

“acostumbrados ya a la separación radical que tenemos con el modelo político del capitalismo mexicano y su sistema electoral de partidos y candidaturas independientes, nos pareció que la participación en el proceso de la elección presidencial en el 2018 con una candidatura indígena independiente, representaría un riesgo muy grande de contaminación electoral en la práctica social de la resistencia y probables confusiones del pensamiento, aunque el comunicado es claro y puntual de que la participación electoral en el 2018 no es por el poder”

Lucidos, los integrantes de la Sexta de California sud, declaran: “en 2018 nos podríamos imaginar una movilización semejante a la de 2006 en La Otra Campaña; esta sería en la práctica otra campaña, pero esta si sería electoral, aunque sea autónoma e independiente; y si esto es así implica varios meses de actividades y supone una o varias giras  por todo el país que implicaría un logística electoral, pues ahora si se trata de una candidatura presidencial. O sea, las pocas fuerzas de la Sexta y de los pueblos originarios organizados en el CNI, estarían concentrados en un esfuerzo colectivo sin precedentes, que implicaría inevitablemente un desgaste y un riesgo grande de desdibujar el perfil anticapitalista, por una sencilla razón: las elecciones presidenciales son parte integrante del diseño del capitalismo mexicano.”

Los parágrafos siguiente dan una visión mas clara de la reacción desde arriba, o sea de la clase política, principalmente Morena, y otros seguidores “izquierdista”

Podrán leer el articulo en este enlace:

Comentários do Facebook

Comentários

Click to comment

Leave a Reply

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

To Top